Sociedad Española de Agricultura Ecológica | Agroecología - SEAE
Hazte socio/aContacto

Reflexiones sobre el malestar del sector agrario

Son muchas y muy variadas las reclamaciones y demandas sobre el campo y todas tienen en común el arrastrar un […]


Son muchas y muy variadas las reclamaciones y demandas sobre el campo y todas tienen en común el arrastrar un malestar que viene ya desde muy lejos. La crisis agraria (y con ello la alimentaria) es estructural. La inmensa mayoría de las políticas agrarias favorecen la agroindustria en detrimento de la agricultura y ganadería familiar y las pequeñas explotaciones, siendo éstas, precisamente, las responsables de gran parte de la alimentación.

Los tratados de libre comercio, la excesiva burocracia, la cadena agroalimentaria (su ley o la ausencia de ella), la PAC, la falta de relevo generacional… son algunas de las cuestiones por las que se están movilizando los agricultores.  Si hacemos un análisis detenido y nos paramos a mirar cualquiera de estos aspectos, nos damos cuenta de que razón no les falta. No se ha sido capaz de abordar estas cuestiones con la importancia que se merecen.

No nos extraña, porque la agricultura y con ello la alimentación, ha sido el patito feo en cualquier tipo de reclamación sobre mejores condiciones y mejores mercados. No se le ha prestado la atención necesaria dejando que se vaya degradando poco a poco, y sorteando cada cierto tiempo, las tractoradas y los enfados.

Ahora sumamos a esto al “ecologismo”, e incluir este ingrediente no es casual. A cierta parte del sector agrario le interesa azuzar las revueltas e introducir un nuevo caballo de batalla. El cambio climático, la necesaria reducción de los fitosanitarios utilizables, el camino hacia una verdadera transición ecológica viene supuestamente a incrementar el malestar de los agricultores. Se nos quiere hacer olvidar que el cambio climático ya nos está imponiendo importantes cambios en los sistemas productivos. Las sequías o las lluvias torrenciales van a imposibilitar las cosechas cada vez más. Un cambio climático que debemos frenar con medidas “ecologistas” que no dejan de ser de sentido común. Medidas con ya más que suficiente evidencia científica y que deben ser asumidas por todos y todas. También por quienes producen nuestra comida, para poder seguir haciéndolo en un futuro. No podemos olvidar que vivimos en un planeta limitado, con recursos finitos, y que nuestra supervivencia dependerá de nuestra capacidad para aunar las necesidades de la Tierra con las necesidades de quienes la habitamos.

Justo hoy conocemos la iniciativa de retirar la regulación sobre la reducción de un 50% de los plaguicidas químicos.

Una respuesta poco o nada acertada a las reclamaciones del sector. Una propuesta que pretende maquillar/disimular/enmascarar los verdaderos problemas que nos afectan. Una respuesta que nos obliga a desviar la mirada de lo verdaderamente importante. Una respuesta que va a lo “fácil”, a lo inmediato, que no atiende las verdaderas necesidades desde un prisma de futuro. Una respuesta que maquilla la falta de apuesta por apoyar de verdad la tan reclamada, necesaria (y ya manida) transición ecológica.  Esta debería ser la respuesta de la comisión a las reclamaciones del campo, un cambio en las políticas agrarias, un verdadero apoyo y apuesta al sector agrario.

Mientras tanto, no podemos dejar pasar el papel de los/as consumidores/as en toda esta crisis. Porque sí, porque sin olvidar el protagonismo de las políticas agrarias y de la agroindustria, quienes nos alimentamos también tenemos nuestra parte de responsabilidad. No queremos tratados de libre comercio pero no nos paramos a mirar el origen de los productos cuando vamos a comprarlo. Tampoco hay una disposición general a pagar más por productos producidos en nuestros territorios ni tenemos o queremos sacar tiempo para buscar estos productos en las tiendas y mercados del barrio o del pueblo. La mayoría, acude a lo más rápido y fácil: un supermercado donde puedes comprar todo de una, sin casi atender a otros criterios. Así que los problemas del campo, los problemas de nuestra comida, son también problemas de todos y todas.

En definitiva, es necesario acompañar a agricultoras y ganaderas para que puedan alimentarnos, contribuyendo a nuestra salud y conservando los recursos de los que se depende para seguir produciendo, y comiendo. Existen ya soluciones sobre la mesa. La producción ecológica es capaz de producir alimentos de máxima calidad con base agroecológica bajo el desarrollo rural sustentable. Y en SEAE llevamos 30 años trabajando en ello.

Novedades

20/03/2023
SEAE impulsa una serie de campañas de comunicación para generar conocimiento e implicación de la sociedad en general con el […]
05/07/2023
El momento de apostar por una norma vinculante para todos los Estados miembro de la Unión Europea y, más allá, […]
05/10/2023
La Sociedad Española de Agricultura Ecológica y Agroecología (SEAE) desarrolla un nuevo proyecto en la Comunidad Valenciana que pretende fomentar […]

Agenda

cross linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram